viernes, agosto 19, 2005

¡Que descaro!

¡Que descaro!

Mientras nos mantenemos de las remesas de los que decidieron dejar la nación en busca de lo que su país les negó, nos empeñamos en deportar a todos los ciudadanos indocumentados que residen en la nación, siempre y cuando sean pobres y negros haitianos.

Mientras izamos la bandera de justicia y oportunidades al momento en que reclamamos amnistía para todos los indocumentados fuera de nuestra nación, nos empeñamos hacer crecer el odio y el racismo que tenemos hacia los negros y los pobres haitianos.

Mientras soñamos con que nos faciliten la entrada a los países extranjeros donde podamos crecer económicamente, expresamos, acaloradamente nuestro disgusto por la presencia de pobres y negros haitianos.

¿Donde esta la tan cacareada hospitalidad de los dominicanos?

¡Concentrada en el servilismo hacia los blancos que vienen a nuestro país en busca de placeres mientras dejan algunos de sus tan codiciados dólares!

¿Es eso hospitalidad?

¿Por qué negamos, como el avestruz, que los haitianos son parte integra de nuestro sistema económico y como tal, con respeto y dignidad, deberíamos tratarlos?

¿Por que queremos inculcarles a nuestros hijos que son los pobres haitianos indocumentados los responsables de nuestras calamidades?

¿Cuando se ha oído que un haitiano indocumentado usó un banco comercial para robarle los ahorros a los dominicanos?

¿Cuando fue que un haitiano indocumentado, apoyado por el gobierno dominicano, uso tarjetas de crédito para derrochar los dineros del pueblo?

¿Cuántos indocumentados y pobres haitianos se han enriquecido de la noche a la mañana desempeñando un cargo en el gobierno?

¿Cuando fue que los haitianos pobres he indocumentado eligieron, para nuestra nación, un presidente inepto, corrupto y entreguista?

¿Cuándo fue la última vez que nos sentimos apenado por las desgracias o muerte de un pobre y negro haitiano?

¡Que descaro!


Felipe Lora
17 de agosto del 2005

3 comentarios:

Orlando Gil dijo...

El desacaro es de quienes no entienden, porque no les da la gana, de que República Dominicana no puede echarse sobre sus espaldas u hombros a todos los haitianos. Hablen con Bush para que los reciba allá, y así comparten sus miserias, y son todos felices...

Lucia dijo...

Hola Felipe, nosotros no nos conocemos, yo estoy en tu lista de mails y recibo tus mails, pocas veces los he leído pero nunca me han molestado, este es uno que me conmueve leerlo y me parece bien expresarse de esta manera! yo vivo en Alemania, conozco bien a tu país y un poco los problemas. Solo te queria dar las gracias por este llamado.
Aquí, a los latinos y a todos los que venimos de afuera o mas bien de los países del sur nos tratan con mucho desprecio, excluyendonos y haciendonos responsables por sus problemas y me pone triste ver que en nuestros países copiamos lo malo en vez de sensibilizarnos y ver nuestra realidad con mas humanismo.
Saludos desde por acá a tu gente, Lucía

Anónimo dijo...

EL QUE ESCRIBIO ESTO ES UN HAITIANO QUE CONOZCO