lunes, septiembre 25, 2006

Un pueblo de esclavos no, Señor Presidente, un pueblo de esclavos no.

Nuestro presidente insiste en convertir a la República Dominicana en un mercado de esclavos.
En su más reciente declaración dijo que “la prioridad de su gobierno es seguir desarrollando las zonas francas industriales” y destacó que en la medida en que las zonas francas dominicanas se conviertan en más competitivas, con una alta productividad y personal debidamente entrenado, los parques atraerán capital foráneo.

Lo que el Presidente no dijo es que convertirnos en “más competitivo” significa acercarnos más a la línea que divide a los esclavos modernos de los pobres trabajadores.

Ser más competitivo en dentro de la funesta globalización significa:
Cero autonomía económica
No a los sindicatos
Más horas de trabajo
Menos salarios
Menos beneficios laborales
Menos seguridad en el trabajo
Menos salud
Cero pensiones
Cero compensación por accidentes laborales
Cero derechos en el trabajo
Más pobres
Menos divisas para el país y
Más esclavitud


En Marzo del 2005 escribí:
“Parece que para nuestro Presidente, los dominicanos, sólo somos buenos para:
· Proveer mano de obra barata a las multinacionales
· Suplir de mano de obras a las Zonas Francas
· Producir productos agrícolas para satisfacer los extranjeros que nos visiten
· Mantener limpias las miles y miles de habitaciones en los complejos turísticos entre otras.”

Me expresé de esta forma al notar que nuestro Presidente pretende resolver los problemas dominicanos con soluciones extranjeras.
Agregaba que Leonel quiere:
· Que universidades extranjeras nos resuelvan el problema de falta de “material humano capacitado”.
· Que un organismo especializado en asuntos de policía de la ciudad de Nueva York se haga cargo de la Academia de Entrenamiento Policial que opera en Hatillo, San Cristóbal.
· Que el FMI nos resuelva el problema de solvencia económica.
· Que compañías extranjeras nos modernicen el estado.
· Que compañías extranjeras vengan a ofrecernos “empleos” a cambio de incentivos que no disfrutan los criollos y agrega que: “hay garantías legales porque ha sido modificado el Código de Leyes de la Inversión Extranjera.
· Que las Zonas Francas creen o mantengan los subempleos (cuasi-esclavos) en las zonas francas.
· Que se reactive la industria de la construcción con más complejos turísticos españoles, quienes al final terminan usando nuestros recursos y repatriando divisas.
· Que el MIT (Un instituto tecnológico de Boston) se encargue del desarrollo de la educación tecnológica dominicana.
· Que el ejercito de EU nos “capacite” nuestras fuerzas armadas.
· Que el sistema judicial de los Estados Unidos enjuicie los criminales dominicanos.
· Que los EU se encargue de la “seguridad” en las Aduanas
· Etc., etc., etc.

No lo voy a negar. Nunca creí que los problemas de los pobres del país se resolverían con la llegada al poder, por segunda vez, de Leonel Fernández. Pero nunca pensé que él tenía como prioridad convertirnos en el paraíso de las multinacionales convirtiéndonos a todos en sus esclavos modernos.
Un pueblo de esclavos no, señor Presidente, un pueblo de esclavos no.


Felipe Lora
25 de Septiembre de 2006

No hay comentarios: