lunes, abril 02, 2007

¡Volví con los 50 pesos!

Como todo el que vive fuera del país, tan pronto pisé tierra dominicana me di a la tarea de comprobar la situación de los dominicanos y compararla con la que a diario leo en los medios de comunicación de nuestra nación.

No perdí tiempo. Tan pronto me lancé a las calles santiagueras me dedique a dialogar con el pueblo. Tenía tantas preguntas, tantas inquietudes, tantas dudas que muchos llegaron a pensar que era periodista.

Como ingeniero, como maestro de matemáticas y como educador en general mi primera asignación fue la de averiguar la preparación académica de nuestros estudiantes y en especial sus habilidades matemáticas por considerarla esencial en el desarrollo del individuo y de las naciones cuyas actividades comerciales se desenvuelven en la llamada “Era de la Informática.”

Por no contar con suficiente tiempo y por darle carácter personal al dialogo que pensaba tener con los estudiantes, diseñe un cuestionario tan corto que me fue fácil memorizarlo.

¿En que escuela estudias? ¿En que grado estas? Eran las preguntas que me conducirían al clímax de la conversación y a la pregunta cuya respuesta dejaría claro el nivel de preparación de nuestros estudiantes y por consiguiente el futuro de nuestra nación.

Empujado por los resultados obtenidos en la ciudad de Santiago y sobre todo por los reclamos de mi esposa, tomé la decisión de extender mis averiguaciones hasta la costa norte.
Con tal objetivo y usando la carretera Turística (vieja), por proveer una muestra no contaminada de la población estudiantil, me dirigí a la populosa playa Sosua.

Para beneficio de mi estudio, el cual declaro sin base científicas, todas las escuelas se encontraban ubicadas a lo largo de la carretera lo que facilitó la recopilación de datos y el aumento de la muestra, la cual crecía inversamente proporcional a la cantidad de kilómetros que nos faltaban por recorrer.

Al comparar las gráficas de los datos obtenidos antes y después de incluir los estudiantes de la carretera Turística y los estudiantes de la comunidad de Sosua noté que no había ningún cambio significativo en los resultados.

Tratando de buscar una explicación a tan inusual situación decidí revisar el proceso, la forma de interacción con los estudiantes y hasta el cuestionario usado en la encuesta.

Revisé, además, el obsequio que todo el tiempo tenía preparado para aquel estudiante que demostrara haber adquirido, en una de las aulas proveídas para tal fin por el Estado Dominicano, un nivel de entendimiento matemático adecuado para su grado.

Seguro de que siempre contaba con el obsequio durante las encuestas, el cual constituía de un billete de 50 pesos en el bolsillo izquierdo de mi camisa y convencido de que la pregunta que decidiría si el entrevistado era merecedor del obsequio estaba catalogada de “fácil” en el mundo matemático, me permito compartir con todos los lectores el resultado del estudio sobre el nivel de preparación matemáticas de los estudiantes dominicanos.

Situación:
Quien escribe, con cincuenta pesos en el bolsillo de la camisa listo para entregárselo al estudiante quien respondiera correctamente, cuestionaba los estudiantes de la siguiente forma:

“Si me responde correctamente te ganas 50 pesos. ¿Cuánto es 7 por 8?”

Resultado:
¡Volví con los 50 pesos!

Felipe Lora
2 de Abril de 2007

Por nunca haberme ausentado de alma, corazón y pensamientos me rehúso auto-nominarme dominicano ausente.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias. Su artículo de opinion fue publicado en www.diariohorizonte.com

Anónimo dijo...

Anja hablale de historia, geografia, clasicos, etc,etc. Y veras el pobre nivel aducativo del pueblo dominicano actual................No te hilanan dos oraciones coherentes ni que los mates............ Con razon les gustan las bachatas.

Anónimo dijo...

Sr: felipe lora es una calamida y hasta un caso penoso que pais con tanto recursos no le demos el valor a nuestros ninos jovenes ya que son ellos el futuro de la nacion ahora hay que investigar a los goviernos del pasado y del presente porque si siguremos de esa manera seremos un pais de inutiles y inserviles. los governantes tendrian que volorisar la educacion ya que son las cosas mas fundamentable para el desarrollo de cualquier nacion. entonces Sr Lora si es asi la situacion vamos estar muy aliados a nuestros vecinos y hermanos haitianos sin esperanzas y sin apoyo o hasta quizas ignorado geograficamente como pais. que pena ....

Anónimo dijo...

Hola Felipe,

Se te olvidó decir a cuantos estudiantes les hiciste la pregunta y en qué grado estaban.Eso hace mucha diferencia.

Hector