martes, agosto 21, 2007

Dominicana para los dominicanos

Carta abierta Fecha Martes, 21 de Agosto del 2007
Tema Compra de Bienes Inmuebles por Extranjeros
DOMINICANA PARA LOS DOMINICANOS



Al Dr. Reinaldo Pared Pérez Presidente del Senado de la República Dominicana,
Al Lic. Julio César Valentín, Presidente de la Cámara de Diputados.
A los Senadores y Diputados.

Estimados señores:

Me permito escribirles con la intención de exigirle, públicamente, que cumplan con las atribuciones, que como congresistas, le ofrece la constitución de la república, y especialmente en lo referente a la conservación del territorio nacional y los bienes del estado.

Conociendo la importancia que tiene para un pueblo su territorio, nuestra constitución delega en el congreso la responsabilidad de preservar el territorio dominicano y los bienes de la nación tal y como lo demanda el artículo 37 numeral 4 que establece como atribuciones del congreso:
“Proveer a la conservación y fructificación de los bienes nacionales, y la enajenación de los bienes del dominio privado de la Nación”.

La interpretación de dicho artículo deja entender, claramente, que es responsabilidad del congreso mantener el territorio dominicano en manos de dominicanos. En otras palabras, el territorio dominicano es, y solo debe ser de los dominicanos.

Miembros del Congreso, entonces ¿por que se permiten, sin regulaciones las compras de inmuebles por parte de cualquier extranjero que se presente con su billetera repleta de dólares?

¿Qué ha hecho el Congreso?
Contrario a los intereses del país las pocas regulaciones que existían fueron derogadas mediante el Decreto No. 21-98 del 8 de enero de 1998 que estableció como único requisito que el Registro de Título mantenga un récord, para fines estadísticos, de todas las ventas hechas a extranjeros.

¿Qué otro país en el mundo permite, sin regulación alguna, que su territorio se venda al mejor postor?

A diario se realizan cientos de transacciones que traspasan a manos extranjeras parte de nuestro territorio. Nuestro país esta a la venta al mejor postor y el congreso de la nación no hace absolutamente nada.
Señores congresistas, ustedes, los responsables de velar por la preservación de nuestro territorio están permitiendo que nuestro territorio sea invadido por el poder adquisitivo del dólar.

No existe una sola ley que impida que un solo extranjero, si posee los dólares, se adueñe de todas las parcelas, todos los solares, todos los edificios y viviendas, todas las playas y los ríos que hoy amanecieron con un “Se vende”.

Preocupado por esta situación es que hoy me dirijo a ustedes, los que han sido elegidos para defender y mantener nuestro territorio, para que tomen cartas en el asunto legislando en favor de mantener nuestro territorio en manos de dominicanos.
Los invito, a todos, a leer nuestra constitución y actuar acorde con lo establecido.
El territorio dominicano debe ser, por siempre, de los y para los dominicanos.

En el nombre de los sin voces, en nombre de los desposeídos…
¿Quien se alza con la gloria y lanza la primera piedra?


Atte.
Felipe Lora
21 de Agosto de 2007

No hay comentarios: