sábado, septiembre 08, 2007

¿Papá, quienes fueron los panfleteros?

- ¿Papá, quienes fueron los Panfleteros?, preguntó el hijo de de 11 años de edad mientras miraban unos de los programas televisivos dominicanos.

- Fueron un grupo de jóvenes que vivieron durante la era de Trujillo, respondió el padre mientras cambiaba de estación.

- ¿Por qué le hicieron un monumento?, insistía el niño mientras veía asombrado que su padre cambia el canal donde hablan sobre el legado de Los Panfleteros.

El padre miró hacia la derecha y hacia la izquierda, como tratando de investigar quienes más estaban en el área y, al percatarse de que se encontraban solos, respondió:
- Le hicieron un monumento para que las futuras generaciones se enteren de los riesgos tomados por los jóvenes de la época mientras asumían su responsabilidad luchando en favor de la libertad, el bienestar y la felicidad de todos los dominicanos.

El niño, sin comprender en su totalidad la respuesta de su padre exclamó:
-¡Riesgos!
-¿Qué clase riesgos?, insistió el niño.

El padre, mostrándose un tanto sorprendido por el interés mostrado por su hijo sobre esta parte olvidada de la historia y como rebuscando las palabras apropiadas respondió:
-Bueno, es que en aquella época no se podía hablar en contra del gobierno o de Trujillo.

El padre pausó por un momento. Su semblante palidecía.

-¿Estas bien papá?
-¿Acaso hice o pregunté algo malo?, insistió el niño, al ver que el rostro de su padre volvía a la normalidad.

-Estoy bien mi hijo y no, no has hecho ninguna pregunta inapropiada.

El padre, respiró profundamente, apagó el televisor, se levantó y lentamente se alejó del salón.

Encerrado en su recamara, sentía como su cuerpo se empapaba, lentamente, con un sudor frío propios de momentos de extremo miedo y terror.
Había logrado bloquear, por más de 40 años, aquellas dolorosas escenas.

Sin embargo, hoy, a pesar de la dulzura y la inocencia de las preguntas hechas por su hijo, veía como aquellos escalofriantes momentos los volvían a atormentar.

De repente un tic nervioso, que había desaparecido con los años, volvía a aparecer, mientras siente una aguda punzada en el estomago. La cabeza le da vueltas y nota que la mirada se le nubla.

Solo en segundos pasan por su mente imágenes de los azotes, de la temible silla eléctrica, del tremendo dolor que sintió al extraerle las uñas de los dedos de los pies a sangre fría. Además, les vuelven los recuerdos de los testículos machacados, de los “güebo e’ toro”, de los varios días sin dormir y de las caras de sus torturadores.

-Papá, ¿estas ahí?
La voz de su hijo lo sacó de aquel trance y lo trajo de nuevo a la realidad.
Miró a su alrededor y notó como su cama y su ropa estaban inundadas de sudor.

-Si, estoy aquí, mi hijo pero espera un momen…
El niño había abierto, sin esperar la puerta de la recamara.

Sorprendido, el padre solo atinó a preguntar:
-Que deseas hijo mío.

El niño, impresionado por la situación en que se encontraba su padre solo atinó a preguntar:
-Papá… ¿Si los jóvenes panfleteros son los que se dedican a luchar en favor de la libertad, el bienestar y la felicidad de todos los dominicanos, entonces por que ya no hay panfleteros?


Felipe Lora
08 de Septiembre de 2007

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Felipe

Muy bueno este articulo.

Dario Nicodemo

Anónimo dijo...

Buenísimo. Te califico sobre 100! En verdad, donde se nos quedaron los panfleteros?