sábado, octubre 06, 2007

¡Llueve café y cae maná del cielo!

Desinformando al ciudadanía

En el país no existe un solo dominicano que no este en capacidad de nombrar los principales problemas nacionales, sus causas y sus posibles soluciones.

Muchos están en capacidad de dar nombres de responsables, fechas y hasta detalles específicos de acciones que resultaron en el deterioro de la calidad de vida del dominicano.

Somos un pueblo de espectadores activos. Un pueblo que no lo piensa dos veces para criticar al dirigente de nuestro equipo de pelota favorito, si consideramos que sus decisiones fueron las causante de la vil derrota.
Pero también somos consiente y entendemos que hay días en que, hasta el gallo mas león, pierde una pelea.

Nos gusta mantenernos informados de lo que ocurre a nuestro alrededor, en nuestros barios, y en nuestra nación.

Nuestros conocimientos nos llegan, dependiendo de nuestra situación, a través de los medios de comunicación escritos, televisivos, radiales, o por medio del popular medio de comunicación de los barrios marginados, el de boca en boca.

Lo sorprendente de todo este intercambio de noticias y opiniones es la distancia que existe entre la versión “oficial”, la dada en los diarios dominicanos o en los noticieros televisivos, y la versión “contaminada” con el olor y sudor del pueblo.

En grandes titulares pueden leerse noticias sensacionalistas, los últimos resultados económicos, o los gigantescos logros obtenido por el gobierno de turno, mientras que en las polvorientas calles de los barrios dominicanos se oye una canción muy diferente.

¡Disminuye el desempleo!
Los grupos en las esquinas crecen como la hierba mala.

¿Huelga, cuál Huelga?
Diaaablo, ni cuanta gente disgustadas!

¡Mejora la educación dominicana!
Nuestros estudiantes creen que los tres padres de nuestra patria son Juan, Pablo y Duarte.

¡Pronto se acabaran los apagones!
Mejor compramos velas antes de que suban de precio.

¡Harán lucha contra corrupción!
Otro puesto que tendremos que mantener y otro que tendrán que sobornar.

¡Pronto no habrá más basura!
Aquí no hay quien respire con ese mal olor.

¡Prometen salud gratis para todos!
Aquí no le dan a uno ni limón con sal.

Como podemos ver, es solo cuestión de tiempo para que los diarios publiquen en primera plana, en negritas, que:
En dominicana:
¡Llueve café y cae maná del cielo!


Cuando los políticos y funcionarios gubernamentales se meen y se caguen en nosotros.

Felipe Lora
4 de Octubre del 2007

1 comentario:

mensajes claro gratis dijo...

Muy buen tu articulo. Ademas me gusta por la frase que comentas ""¡Pronto se acabaran los apagones!
Mejor compramos velas antes de que suban de precio.