sábado, octubre 06, 2007

¡Yo no le aguanto vainas a nadie!

Excúseme la frase pero...
¡Yo no le aguanto vainas a nadie!

¿Cuantas veces se ha sentido usted en ánimo de hacer suya tan masculina y bravía oración?

No crea, ni por un momento, que usted es el único.
Nuestro país esta lleno de ciudadanos que, abiertamente, se autodenominan de mandamás, de leones, de machos, o de hombres de pelo en pecho.

Se sienten orgullosos de ser el mandón en su territorio y lo expresan tan a menudo como sea posible.
-¡Yo no le aguanto vainas a nadie!- rugen a los cuatros vientos cuando creen que su “hombría” se esta poniendo a prueba.

Muchos, se convierten el terror de sus barrios, de su cuadra y muy a menudo, de su propio hogar como lo indican las estadísticas sobre la violencia familiar.

En general, el dominicano se “mata con cualquiera” defendiendo su propiedad, su familia, su reputación, y sobre todo, defendiendo el futuro de sus hijos.

Por desagracia, el guapo dominicano es ciego, es ignorante, o esta confundido.
O, de lo contrario, no es más que un cobarde corderito que, tratando de esconder su cualidad de “pendejo”, cubre su timidez con la piel del fiero león.

Sí, un ciego ó un “pendejo” que no tiene Coraje para exigir el respeto que se merece, para defender lo que le pertenece, o para velar por la salud, la educación, el bienestar, y el futuro de sus indefensos hijos.

Sí, ignorante o cobarde, que ve como los gobernantes de turno despojan a sus familiares de la oportunidad de crecer saludablemente y de educarse.

Una gallina temerosa que, de brazos cruzados, ve como su enemigo le cierra, en su cara, las puertas hacia el bienestar social y hacia un futuro promisorio.

Nuestra nación esta llena de guapos confundidos o de puros cobardes que, ignorando las mas de mil y una forma que existen para reclamar lo que le pertenece, se limitan, cada cuatro años y como corderitos hacia el matadero, a anunciar, con el índice entintado, que acaban de elegir su próximo enemigo.

¡Que cobardes son nuestros “guapos” dominicanos!
No saben que miles de cobardes unidos son más temibles que decenas de guapetones bocones.
No entienden que la única posibilidad que tiene un cobarde de vivir con dignidad es organizarse, unirse y entre todos decidir la mejor forma de reclamar lo que le pertenece.

Felipe Lora
06 de Octubre de 2007

1 comentario:

Anónimo dijo...

Es una pena que nadie halla respondido a este comentario tan bueno.Por fin encuentro una persona con las mismas ideas que yo, que se atreve a explicar la realidad del pensar dominicano de una forma tan clara y a la vez cuidada.Le felicicito, ha dicho usted una verdad irrefutable
un saludo.
L.Q.