domingo, diciembre 16, 2007

Alarma contra las tormentas


Jimaní, Noel y Olga
Preparémonos para la próxima

La tragedia de Jimaní me afectó tanto que dedique parte de mi tiempo a experimentar con materiales baratos con la intención de construir una especie de alarma contra inundaciones las cuales podrían ser colocadas en las riveras de los ríos con tendencia a desbordarse causando pérdida de vida y de bienes.

La idea era sencilla:
Consistía en construir una especie de prisma rectangular con base cuadrada (1 pie x 1 pie) y con una altura variable dependiendo del lugar donde sería colocada.
Tal objeto, debería ser colocado en lugares estratégicos de tal forma que la parte superior estuviera a varios metros por encima del nivel normal de las aguas del río en cuestión.

¿Como funciona?
El objetivo es que la “alarma” permita la entrada del agua a medida que el río crece.
Una vez el nivel del rió llega a niveles preocupantes, la alarma se activará haciendo sonar una especie de bocina. La bocina alertaría a los residentes de la zona ofreciéndole suficiente tiempo para salvar sus vidas y algunos de sus trastes.

Después de Jimaní vino Noel y ahora Olga.
Es nuestro deber prepáranos para la próxima tormenta.
¿Cómo?
He aquí lo que podemos hacer.

Logística.
1. Construir cientos de alarma como la indicada (Pueden ser auspiciada por compañías, empresas o dominicanos con deseo de salvarle la vida a sus compueblano).

2. Educar los residentes y asesorarlos en la creación de un plan de evacuación, así como una red de comunicación encargada de asegurarse de que todos los residentes estén conscientes del peligro que se les avecina.

3. Crear, dentro de la misma comunidad, grupo de rescate, los cuales podrán recibir entrenamientos del departamento de bomberos.

4. Entrenar varios miembros de la comunidad en el mantenimiento y chequeo del sistema de alarma.

5. Ofrecer apoyo a las comunidades en peligro, tales como charlas, liderazgo, cooperativa, etc.

6. Motivar la creación de equipos de voluntarios en las localidades vecinas a las comunidades en riesgo, con el propósito de agilizar las operaciones de rescate.

7. Y finalmente, crear un programa de vigilancia en las riveras de los ríos que evite la construcción de viviendas “temporarias” en las zonas de peligro a la vez que se les provee con lugares “alternativos”.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Hola Felipe.
No se cuando ni por cual contacto empecé a recibir tus correo, vivo en Barcelona y quiero decirte:
Por una lado darte las gracias por tu valentía, respeto y tu alto y digno nivel crítico, lo muestras en tus escritos, no tapando el sol con un dedo;pero esto que has hecho, esto ultimo de las alarmas, me a dado en el corazón, has hecho uno de los gesto mas creativos y cargados hasta de amor, que es el de proponer cambios, alternativas, aunar fuerzas, informar..............en fin, prevenir para cuidar. Recibe un gran abrazo. Mercedes Pappaterra