lunes, enero 21, 2008

Duarte: ¿Natalicio o nacimiento?


Su primer nacimiento
Al nacer Duarte, nació con él, el sueño de una república libre e independiente de toda potencia extrajera; pero con él, nacieron también sus enemigos.

Muchos de éstos, basaron su oposición en el temor a lo desconocido, mientras que otros lo hicieron refugiándose en la “incapacidad del pueblo” de derrotar y repeler al ejercito haitiano.

De los enemigos de los ideales de Duarte, los más influyentes fueron el grupo pro-haitianos, el pro-español, el pro-inglés y los separatistas afrancesados quienes, con el apoyo de Buenaventura Báez, ofrecían la bahía de Samaná como pago por el apoyo de Francia.

Sin embargo, el objetivo de Duarte y los trinitarios se impuso y en 1844 se proclamaba a la República Dominicana como nación soberana e independiente.

Cualquiera esperaría que, después de tanto sufrimientos y sacrificios se estableciera una nación grandiosa, libre y dedicada al bienestar de sus ciudadanos, pero no sucedió así.

Tan pronto como el último haitiano fue expulsado del territorio dominicano, los enemigos de Duarte comenzaron a conspirar contra la soberanía de la nueva nación.

Primera muerte de Duarte
Buenaventura Báez y Pedro Santana, bajo el pretexto de que éramos “incapaces” de mantener nuestra independencia sin el protectorado de una potencia extranjera, encadenaron y deportaron a Duarte, Sánchez, y a Mella, los principales promotores y responsables del nacimiento de nuestra patria.

El enemigo había triunfado. El sueño de Duarte había perecido y para el 1861 se daban toques finales a la “Gran Traición de Santana”, la anexión a España y el retorno de la nación al colonialismo.

Duarte vuelve a nacer
En agosto del 1863, renacen los ideales duartianos y como consecuencia, se inicia la guerra restauradoras, con la activa participación del General Luperon. La guerra de la Restauración termina el 10 de julio del 1865 con el retiro de las tropas españolas dando inicio a la Segunda República.

Tan pronto como el último español fue retirado del territorio dominicano, los enemigos de Duarte volvieron a conspirar contra la soberanía de la nación.

Algunos de los antiguos enemigos habían desaparecidos mientras que otros florecían usando como táctica el terror, el miedo y la “incapacidad” de los dominicanos para defender su nación ante la “inminente” invasión haitiana. Su objetivo permanecía igual, anexarnos a una potencia extranjera. En esta ocasión a los Estados Unidos.

Duarte vuelve a morir
Los enemigos de Duarte, sin otra visión que la de anexar la república, crean las condiciones para que Duarte vuelva a morir. Así, el 24 de noviembre del 1916 desaparece la segunda república, bajos las botas de yanqui invasor y con ella el sueño de Duarte y de todos los dominicanos que soñamos con una nación libre.

El renacimiento de Duarte
Los sufrimientos causados por la dominación haitiana, los causados por los gobernadores extranjeros, los causados por los enemigos de Duarte, los causados por la invasión yanqui y los causados por la tiranía de Trujillo crearon las condiciones para que otra clase de enemigo, los aduladores del tirano, se desarrollara. Pero además, crearon las condiciones para que la semilla duartiana germinara una vez más.

Duarte se levantaba de entre los muertos y, con el ajusticiamiento del dictador, abrió la brecha por la cual se infiltraba el rayo de luz que despertaba los adormecidos sueños de patria y libertad.

Tercera muerte de Duarte
Tan pronto como el último Trujillo abandonó el territorio dominicano, los enemigos de Duarte volvieron a conspirar contra la soberanía de la nación. Estos, haciendo uso del entreguismo trataron de mantener el poder y el estatus quo que los 30 años de atrocidades le permitieron adquirir.
Duarte se desvanece entre los sufrimientos del pueblo y el sabor a libertad que el ajusticiamiento del tirano dejo en los labios de los que se llegaron a enterar.

Todavía hay Duarte
La presión ejercida por los ciudadanos que experimentaron las delicias de la libertad y las ejercidas por Estados Unidos y otros países extranjeros trajeron como consecuencia la implementación de sistema “democrático” y un llamado a elecciones. Duarte volvió a nacer, y con él, el triunfo del profesor Juan Bosch.

Duarte herido de muerte
Tan pronto es declarado el triunfo de Bosch, los enemigos de Duarte vuelven a conspirar contra la soberanía de la nación, hiriendo de gravedad, con un golpe militar, la tan accidentada independencia del país.

Duarte nace y muere
El nacimiento de Duarte genera los reclamos de la vuelta a la constitucionalidad y provoca la gloriosa gesta de abril. Sin embargo, sus ideales se ven pisoteados por las botas del yanqui invasor, en franca violación a los mandatos democráticos que predican sus gobernantes.
Duarte vuelve a morir, mientras y sus enemigos prosperan bajo el apoyo del ahora imperio norteamericano.

PRSC, PRD y PLD
Los enemigos cambian, pero sus propósitos son los mismos; hacernos “incapaces” de forma que ellos, siendo serviles a potencias extrajeras, puedan perpetuarse en el poder a expensa del bienestar de los miles y miles de Duarte que se preparan para volver a nacer.

¿Natalicio o nacimiento?
¿Que estaremos celebrando hoy? ¿El 195 aniversario del nacimiento de Duarte, o el renacimiento de Duarte?
De todas formas, y en nombre de los que esperan tu nacimiento…

Feliz cumpleaños, Duarte


Felipe Lora
felipe@lora.org
Para ser publicado el 26 de enero del 2008

No hay comentarios: