viernes, marzo 11, 2011

Cuidado: Descarados en el Exterior

Viví muchos años en Nueva York. Sé como se cuecen las habas en los barrios donde abundamos los dominicanos, especialmente en Washington Heights donde enseñé matemáticas por más de ocho años.

Observé la metamorfosis que transforma a la mayoría de los dominicanos en “Dominican Yorks” o en Dominicanos Ausentes. También vi como crecía el número de dominicanos que se autodenominan Exilados Económicos.
En la gran Manzana compartí con todas las denominaciones. Sólo bastaba un par de minutos para que cada dominicano dejara claro a que denominación pertenecía; Dominican York, Dominicano Ausente o Exilado Económico.

Sin importar mi estatus he tenido la oportunidad de gozar de los beneficios, que en mi país, reciben los llamados “Dominican York” o los Dominicanos Ausentes y sufrido, en carne propia, la discriminación de los que usan esos motes en forma despectiva. Esto sin mencionar los acosos y abusos que sufrimos por parte de algunos corruptos que “trabajan” en las oficinas públicas.

Como dominicanos hemos pasamos, en un instante, de ciudadanos marginados por el sistema o “carga” para el estado, a contribuidores indispensables para el mantenimiento de una sólida y saludable economía.

Pasamos de indeseables a bienvenidos (si llevamos nuestros dólares), de consumidores a suplidores, de desempleados a empleadores y de creadores de problemas pasamos a ser la solución.

Pero también hemos pasados de insignificantes y olvidados de los que nos gobiernan a engañados o usados por los que gobiernan. Para ellos, ahora somos Dominicanos en el Exterior.

Con tal fin, se engendran organizaciones fantasmas en las oficinas del gobierno que luego nacen, en forma misteriosas, en los lugares donde se establecen la mayoría de los Dominican Yorks o Dominicanos Ausentes. Algunas de esas organizaciones son tan descaradas que, siendo los gobiernos y sus políticas económicas los responsables del continuo flujo de exilados económicos, se constituyen en Comité del Dominicano en el Exterior y “elijen” como presidente a un representante del gobierno.

Por suerte existen los exilados económicos quienes a su debido tiempo desenmascaran a esos descarados.


Felipe Lora
11 de marzo del 2011

No hay comentarios: