jueves, marzo 24, 2011

En Yola: 1

El negocio de los “viajes ilegales.”

Siguiendo un patrón diseñado por algún ente inteligente, las noticias de los detenidos en alta mar, los viajes frustrados o el descubrimiento de redes que se dedican a organizar viajes “ilegales” se repiten mensualmente. A veces, si la suerte abandona a los viajeros, se leen titulares como “49 muertos en naufragios” o “Desaparece yola llevaba 94 Ilegales.”

Por otro lado, los voceros de las instituciones gubernamentales responsables se jactan de la “reducción en los viajes ilegales” y hasta agregan que esto es debido a las medidas adoptadas por el gobierno y la Marina de Guerra Dominicana. Otros aseguran que “la posibilidad de que los reincidentes cumplan una sentencia en una cárcel federal de los EUA ha ayudado a desalentar los viajes ilegales.”

Basado en lo anterior, cualquier extranjero, que crea lo que lee en periódicos dominicanos, pensará que el negocio de los “viajes ilegales” esta a punto de desaparecer.

Sin embargo, el que conoce nuestro país, el que vive cerca de las costas, el que es dueño de una yola, el que organiza los viajes y hasta el que se esta preparando para “largarse” sabe que es todo lo contrario.

Ellos saben que el aumento en la miseria y falta la oportunidad son los principales factores que afectan las simples leyes económicas de oferta y demanda. Además, saben que en Republica Dominicana, esos factores promueven el crecimiento y hasta garantizan un cuantioso retorno a los que invierten en los “viajes y los viajeros ilegales.”

Por ejemplo, una embarcación con capacidad de 90 viajeros, los cuales pagan, según sus propias declaraciones, entre 2,000 y 5,000 dólares deja un beneficio de más de ¡un cuarto de millón de dólares! Sí, más de 250,000 dólares por viaje.

Con este nivel de ganancias es fácil disponer, digamos, un millón de dólar mensual - el equivalente a cuatro de esos “viajes ilegales”- para que sea distribuido entre los que participan en la organización, operación y protección del “viaje ilegal” creando la posibilidad de que algunos cientos de miles de dólares terminen, mensuales, en las manos de algún funcionario gubernamental o miembro de la Marina de Guerra Dominicana.

Felipe Lora
23 de marzo del 2011

No hay comentarios: