miércoles, enero 25, 2012

La Izquierda sólo gana si no se une




"Un gobierno izquierdista, en las condiciones actuales, sería un fracaso.  Crearía las condiciones propicias para que la ultraderecha tomara vigencia  y se alzara con el poder,  sepultando así las esperanzas de un gobierno del pueblo y para el pueblo"


Permítame declararme  ingenuo en lo relacionado con la participación de la Izquierda en el proceso electoral dominicano. Sí, yo también sueño con una sola y bien capacitada Izquierda. Una Izquierda que represente los intereses del pueblo en el proceso electoral. Una Izquierda  con capacidad de enfrentar los grandes retos que se le presentarán si se ve favorecida con el voto del pueblo. 

La unidad izquierdista con que soñamos los que creemos en el gobierno de los que producen, de los que cultivan, de los que concientizan, es una unidad  que no se logra seis meses antes de unas elecciones.

La que sí se puede lograr en seis meses  es la unidad que promueve, como objetivo principal, participar en elecciones  presentando un candidato único o alternativo.  A esta clase de unidad yo me opongo tajantemente, y  por la cantidad de votos que en han sacado los candidatos alternativos producto de este tipo de unidad, aparentemente, también  se opone el pueblo.

Y es que, la historia nos ha demostrado, estas unidades son contraproducentes, pues además de no lograr los objetivos electorales (ganar capital político y representación en el congreso)  dificultan la verdadera y permanente  fusion del movimiento izquierdista dominicano. La  unidad que perdura, la que se inicia con el análisis de la realidad política de la actualidad,  la que se enfoca en los objetivos y principios comunes y culmina con compromisos honorables por y para todas las organizaciones participantes.

Desgraciadamente, es muy tarde para ablandar habichuela y ofrecerle al pueblo una verdadera alternativa.
Sin embargo, no todo esta perdido. El actual estado de las cosas dejará claro cuales organizaciones están, realmente, apegadas a  los principios izquierdistas  y cuales pertenecen a la denominada  “falsa Izquierda.”

Otro aspecto positivo que resultará de la dispersa participación izquierdista en el proceso electoral será la actualización cuantitativa del apoyo con que cuentan las organizaciones de izquierda dentro de la población. Este resultado dejará claro el capital político de cada movimiento,  el cual  podrá ser usado para lograr los acuerdos que han de producirse antes de presentarle al pueblo un movimiento verdaderamente unido.

En otras palabras, en las actuales circunstancias, la izquierda sólo gana si no se une.

Y es que lo peor que le puede pasar a la izquierda es ganar unas elecciones en las presentes condiciones. ¿Quien se imagina una izquierda disuelta en el poder? ¿Qué ocurría s el pueblo elije una Izquierda sin programa de gobierno claro, sin material humano con capacidad de dirigir los destinos de la república y sin un minucioso plan para combatir y eliminar, políticamente, los miembros entreguistas y corruptos del PRD y el PLD?

Un gobierno izquierdista, en estas condiciones, sería un fracaso.  Crearía las condiciones propicias para que la ultraderecha tomara vigencia  y se alzara con el poder,  sepultando así las esperanzas de un gobierno del pueblo y para el pueblo.

Por su propio bien, el pueblo debe oponerse a la unidad superficial de la izquierda y exigir que se inicien las conversaciones tendientes a  lograr la fusión de los movimientos izquierdistas, una fusión verdadera que permita el estudio, la planificación, preparación y la capacitación de elementos indispensables para que,  en el 2020 o 2024, tomar el poder  y guiar al pueblo dominicano hacia un verdadero estado socialista.


Felipe Lora
23 de Enero de 2012

No hay comentarios: