sábado, junio 09, 2012

Encargo desde el exterior

Pertenezco al mas de un millón de exilados económicos que, por no ceder ante la presión de nuestra economía politiquera, al nepotismo, la corrupción ni las contratas de grado a grado nos vimos en la necesidad de “espantar la mula” hacia el extranjero.

Al igual que el mas de un millón de dominicanos forzados emigrar, me fui sin resentimiento. Por eso, cada vez que puedo, reafirmo, confirmo y reitero lo orgulloso que soy de ser dominicano. Me aseguro también de expresar lo defraudado y avergonzado que estoy de nuestros gobiernos y sus políticas económicas y sociales.

Si, soy uno de ese millón y pico de dominicanos que, a pesar de sentirnos asqueado por nuestros gobiernos, a pesar de saber que nos tratan como producto de exportación, cada año contribuimos con mas divisa que las zonas francas y, tomando en cuenta que en nosotros no gastan un solo centavo del presupuesto, me atrevo a decir que producimos mas divisa que el turismo.

En un instante pasamos de ser ignorados y considerado una desgracia para la economía, a ser ignorados pero indispensable para mantener la economía a flote. Sin nosotros se hunde nuestro sistema económico.

¿Qué harían los gobiernos que me forzaron al exilio sin los más de 3 mil millones de dólares que enviamos cada año?

Aunque resulte extraño, los dominicanos, cuando “cogemos un vote”, lo hacemos sólo con el cuerpo. Nuestras almas, nuestras memorias, nuestros sueños se quedan en aquellas localidades donde las necesidades se esfumaban con las brisas costeras, el canto de l@s pregoner@s o con la ternura del amanecer.

Estando fuera, soñamos con las costumbres, las tradiciones y nuestras experiencias con lo autóctono, con lo material. Es por eso que, tan pronto como nos enteramos de que uno de nosotros tiene planes de visitar la amada Quisqueya, lo primero que nos sale de la boca es hacer el siguiente encargo:


De la abeja un panal
Y el canto de la palmera
y de la brisa costera
Empácame un vendaval.
Tráeme agua del manantial
Y un trocito de mapuey,
una fruta del mamey
y para el café, un pilón;
Y te encargo la canción
Del Negrito del Batey.

Si hay espacio también mete
Un poco e’ maíz totao,
Una funda de jalao,
Un gofio y un coconete.
Una vejiga y un fuete,
Un turrón de ajonjolí,
Menta verde y pachulí,
Un yun yun o un guallao
Y aunque no esté añejao
Del Seíbo tráeme mabí.

Te pido traerme un pito,
Un trompo y un fufú,
Plátanos para un magú
Y de yaniqueque un trocito.
Si esto te abre el apetito
Y siente la panza abombá
Ve donde Doña Tatá,
Pero no compre Jarabe,
Compra una torta e’ casabe
Y embárrala de Mambá.
Felipe Lora
09 de junio del 2012

1 comentario:

Anónimo dijo...

me a gustado mucho su poesia