lunes, febrero 18, 2013

Alertando sobre fraude

Hoy se presentaron unos MATATANES con un título que los acredita como los legítimos dueños de la tierra que tengo en las uñas. Dijeron que la tierra provenía de la Parcela 215-A en el municipio Enriquillo.


Asombrado y con mucha preocupación le pedí que me mostraran el mencionado título.

Sin vacilar, sacaron un documento de un maletín blanco-morado y me lo entregaron insistiendo que era legal.


Le pedí que me disculparan por un momento, lo que aproveché para chequear la legalidad de dicho documento en el Internet.


Descubrí que el 5 de diciembre de 1995, el director del Instituto Agrario Dominicano (IAD) Jaime Rodríguez Guzmán, mediante oficio 10790 solicitó al Registrador de Títulos de Barahona el traspaso de la parcela 215-A “para un asentamiento agrícola”. 


El  mismo día, el 5 de diciembre de 1995, el doctor Ramírez Suberví , Registrador de Títulos de Barahona, transfirió al IAD un montón de tierra.


Dos meses después, el 5 de febrero de 1996, con el oficio 433, el Administrador de Bienes Nacionales, Carlos Eligio Linares, remitió el expediente, con su aprobación, al  Registrador de Títulos de Barahona, quien, el 6 de febrero de 1996 lo inscribió en el folio 387, número 1547 y expidió un nuevo título por una parte seleccionada de la tierra a nombre del IAD y de donde proviene , según los MATATANES, la tierra que sin saberlo, poseía y guardaba escondida en mis uñas.



Descubrí que, siendo el dueño “legal” de todo los terrenos y con un título de la parte seleccionada  del terrenos, el IAD a través de su director Jaime Rodríguez Guzmán procedió a parcelar  y a  asentar campesino en la parte árida del terreno.



Con esta acción la parcela 215-A se había subdividido y cientos de individuos, algunos ya fallecido, contaban con títulos “oficiales.”



 Sin embargo, encontré que el título en cuestión había sido traspasado a los MATATANES que se encontraban en mi puerta reclamando la tierra que le “pertenecía”.



Le indique que los títulos de tierra adquiridos a través de asentamientos son intransferibles y exigí una explicación.  Los MATATANES se negaron rotundamente y me amenazaron con “llevarme a la corte.”



Le explique que una  Litis de esta naturaleza podría  durar, según el ministro de Turismo, Francisco Javier García, entre 40 y 50 años.



Los MATATANES, como poniéndose de acuerdo,  se miraron entre ellos y, después de una larga pausa me propusieron:

 “Podemos resolver el asunto sin ese largo proceso; quédate con tu tierra y nos paga el 45 % de su valor.”



Ante tan RIDICULA propuesta, me miré las uñas,  miré un bate que guardo detrás de la puerta y les dije… “Déjenme pensarlo.”



Ahora, en la tranquilidad de mi habitación, oigo como el resto de mi familia me reclama mi falta de hombría  y me vociferan acusándome de ¡Buen pendejo!



Ahora, sin quererlo, me he colocado en el medio de un tremendo dilema pues tengo que decidir entre los MATATANES, mi familia y los grandes compromisos que tengo con varios Manicuristas que esperaban, con herramientas en mano,  una pronta solución al problema.



Felipe Lora

18 de febrero de 2013

2 comentarios:

Ediesel Cabrera dijo...

Excelente artículo...

El culpable de eso es Colon, por traer los barcos llenos de ladrones y criminales.

Don Luis Mondesí dijo...

El culpable de eso es El Amemao de Danilito quien ahora se asocia a esos malechores y, mediante decreto, ordena que se les pague porque "compraron actuando de buena Fé", en vez de ordenar que metan presos hasta a los difuntos cuyos nombres están involucrados, en lo que se averigua el caso.

Si yo fuera presidente ordenara que sean trancados por el mismo tiempo que dura la litis en la Corte.