sábado, septiembre 21, 2013

El “Limpiavidrio”











Después de larga jornada,
Cansado y con mucho estrés,
Regresé como a las 3
Y encontré el plato sin nada.
Mi madre muy agitada,
Entre llanto y oraciones,
Sollozó sus bendiciones               
Susurrándome al oído:                   
“Nunca te des por vencido
Ni pierdas tus convicciones”.

Entre lágrimas y con prisa
Contamos el menudeo
¡Esto da para fideo!
Exclamó con gran sonrisa.
“Come pronto, date prisa
Pa’ que puedas madrugar
Si es que quieres evitar
La competencia mezquina
Que se da en tu esquina
Y que te haces llorar”.

La meta estaba clara
Y el ánimo bien alto
Por eso llegué de un salto
Antes de que se llenara.
Permití que se mezclara
El agua con el jabón
Y la esponja y el jarrón
En su lugar indicado
Me sentía preparado,
Para comenzar la acción.

Me enfrenté a un heladero,
Y a una “paría” con ocho,
A un tuerto y a un  mocho,
Al loco y al manisero.
También enfrenté al perrero
A un manco y al “lisiao”,
A la ciega, al “jorobao”,
Al cacú y  a la “preñá”,
A la bizca desgreñá
Y a un viejo “acostao”.

Pero el más aborrecible
Es el chofer imprudente
Que con palabras hirientes
Nos causa daños terribles.
Muestra una actitud impasible
Y cualidades “supremas”
Y con acciones extremas
Me juzga sólo por “hoy”
Y se olvida de que soy
Producto de su sistema.

Pa’ Danilo y su gobierno
Somos una maldición
Y la discriminación
Es peor que en infierno.
Más los que desean no vernos,
Muchos de ellos sin carnet,
Nos echan a los de AMET,
Para que nos desalojen
Evitando que se enojen
Los que viven en Chalet.


No hay comentarios: