miércoles, enero 01, 2014

Se fue

¡Alegrémonos! porque su partida nos ha brindado la oportunidad  de  unirnos para luchar por una sociedad donde no hayan sedientos, ni hambrientos y donde todos, sin excepción, tengan techos dignos de ser catalogados como hogar.

Se fue,  pero antes nos dejó cerca de 90 feminicidios, 11 toneladas de drogas, una sentencia vergonzosa y  un nivel de de delincuencia, criminalidad e inseguridad que sobrepasa  lo inaceptable.  Se fue y, además de la amenaza de despojar la clase trabajadora de sus conquistas laborales, nos dejó con la implementación del Paquetazo Fiscal que incrementó la  miseria a un nivel nunca antes visto.

Su partida nos dejó con las gavetas de los tribunales repletas de casos y demandas por corrupción y con las cárceles  vacías de corruptos y  depredadores de los bienes del estado. En consecuencia, nos dejó con un significativo aumento en el nivel de impunidad, lo que disparó por las nubes los niveles de corrupción.

Se marchó dejándonos, ante las miradas atónitas  de los que creyendo que Danilo “iba a hacer lo que nunca se había hecho”, a un Danilo protector de los delitos de Estado  ocurridos en la pasada y presente administración.

Antes de partir, nos recordó la represión policial de los aterradores años de balaguer (con b minúscula a propósito) y sus gatillos alegres que asesinaron a  jóvenes activistas mientras militarizaban los barrios populares. También nos hiso recordar los años del “muñequito de papel” que dizque gobernaba, pero que no gobernaba na’.

Nos dejó a la Barrick Gold devorando nuestros recursos naturales y contaminando nuestro delicado medio ambiente y se fue, dejando en el limbo la asignación de Loma Miranda como Parque Nacional. Nos abandonó, dejándonos con la voracidad de las ARS y las AFP privadas que, en complicidad con representantes corruptos del gobierno, siguen erosionando los sistemas de Salud y Seguridad Social.

En conclusión, se fue y nos dejó más pobres, más oscuros, con más basura, con menos salud, con menos alimentos, con más miedo, con menos empleos,  con más corruptos, con menos justicia y con más de lo mismo.

Pero por suerte se fue, pues su partida dejó la experiencia y el espacio para renovar las esperanzas, para continuar la lucha, para recapacitar y para re-lanzar la campaña por el bienestar sostenible de toda la nación.

Su partida nos permitirá encausar nuestras acciones en busca de soluciones sostenibles y duraderas.  
Ya no tendremos que perder tiempo ni energía afanándonos para que los que pueden,  le den agua a los que tienen sed, comida a los que tienen hambre, y techo a los que no lo tienen. Ahora podremos usar esa energía para combatir el sistema que, no solo promueve esas inhumanas injusticias, sino que depende de ellas.

¡Alegrémonos! porque su partida nos ha brindado la oportunidad  de  unirnos para luchar por una sociedad donde no hayan sedientos, ni hambrientos y donde todos, sin excepción, tengan techos dignos de ser catalogados como hogar.

EL 2013 se ha ido…
¡Bienvenido el 2014!

Felipe Lora

Primero de enero de 2014

No hay comentarios: