miércoles, enero 14, 2015

Yo también condeno el ataque a Charlie Hedbo

Sabiendo que no soy el único, quiero hacer público mi rechazo a las acciones, o a la falta de ellas, que han causado la muerte de niños, jóvenes y adultos quienes, con sus inesperadas partidas, han dejado una estela de profundo dolor  entre  los seres queridos que les sobreviven.

Yo rechazo  el uso de la violencia o cualquier forma de terrorismo, especialmente cuando esta es usada  con el objetivo de limitar el derecho a la libertad de expresión, el derecho a la vida, el derecho a la integridad personal, el derecho a la igualdad o el derecho a la nacionalidad.

¿Y quién no repudiaría a las organizaciones o a los individuos que, apartándose de sus raíces, se convierten en los representantes del malogrado reformismo?
Me opongo tajantemente a todas las acciones que resultan en la franca violación de los derechos económicos, sociales y culturales de los ciudadanos  que, forzados por estas  terroristas  acciones, se  ven obligados a vivir  segregados por la sociedad, en condiciones inhumana.

Repudio, además,  las acciones tendientes a violar, reducir o limitar el derecho a la seguridad social, a la salud, a la educación y a un nivel de vida adecuado. También rechazo negarles el derecho a la vivienda, a la alimentación, al agua, al medio ambiente y al trabajo a los ciudadanos más indefensos por considerar estas acciones como acciones terroristas.

Sí, sabiendo que no soy el único, quiero hacer público mi rechazo a las acciones que causaron la muerte del joven Gilberto Antonio Reyes, quien por ejercer su derecho constitucional a la protesta fue asesinado, por miembros de la Policía Nacional, el 23 de octubre del 2013 en el populoso barrio santiaguero de Los Ciruelitos.

¿Quién no repudiaría las acciones de estos asesinos que, además de enviudar a Maria convirtieron en huérfanos a Taichas de 14 años, a Jeffry de 8 años y a Nayerlis de 6 años?

Oh, y también repudio el ataque a Charlie Hedbo.

Felipe Lora

14 de enero del 2015

No hay comentarios: